ASPECTOS GENERALES.

El cáncer renal representa el 2% al 3% de todos los tumores malignos, su incidencia máxima se da en países cancer_de_rinon_clinica_cancer_tampicooccidentales; siendo la lesión sólida más frecuente en el riñón en adultos, representando aproximadamente el 90% de todos los tumores malignos, predomina en el sexo masculino a razón de 1.5-1 con una edad promedio de presentación de 65 años.

Dentro de los factores de riesgo mayormente asociados a cáncer renal son: el tabaquismo, obesidad y algunos grupos de pacientes con síndromes familiares hereditarios, como: enfermedad de Von Hippel-Lindau, carcinoma papilar renal hereditario, síndrome de Birt-Hogg-Dubé y leiomiomatosis hereditaria).

En un 50% de los casos de Cáncer Renal se detecta en forma incidental y asintomática; otro grupo de pacientes presentan signos y síntomas clínicos tales como: dolor abdominal, hematuria macroscópica, masa abdominal palpable, o síntomas asociados con enfermedad avanzada metastásica como dolor óseo, sintomatología respiratoria o presencia de actividad ganglionar no regional.

Los estudios de laboratorio para el abordaje del carcinoma de células renales (CCR) son: Biometría Hemática, pruebas funcionales Hepáticas Creatinina sérica, Filtración glomerular, Fosfatasa alcalina, deshidrogenasa láctica, calcio sérico.

Los estudios de gabinete útiles para el diagnóstico son: Ecografía abdominal, Tomografía axial computarizada y Resonancia magnética, tele radiografía de tórax, gamagrama renal u óseo.

SÍNTOMAS Y DIAGNÓSTICO.

La gran mayoría del CCR en etapas iniciales son asintomáticos, no palpables, y se detectan incidentalmente en las últimas fases de la enfermedad, más del 50% se detectan de manera fortuita al utilizar pruebas de imagen en el estudio de manifestaciones complejos asintomáticos.

Aunque el cáncer renal en etapas tempranas es asintomático, y solo en un bajo porcentaje se manifiesta clínicamente se debe de descartar patología renal maligna en el paciente con:

Dolor en fosa renal, hematuria macroscópica o masa abdominal con o sin factores de riesgo (Tabaquismo y obesidad).

Los sitios más comunes de metástasis en CCR incluyen, pulmón, hueso, cerebro, hígado y glándula suprarrenal.

En un paciente con uno o más datos físicos o de laboratorio sugestivos de Cáncer renal realizarse estudios complementarios.

El diagnóstico de certeza o confirmatorio de CCR debe ser a través del estudio histopatológico de la pieza quirúrgica o por biopsia en casos seleccionados.

TRATAMIENTOS.

El tratamiento recomendado del CCR depende de una variedad de factores: tamaño y localización del tumor, diseminación local o a distancia, función renal,comorbilidades y estado funcional del paciente.

El tratamiento quirúrgico (Nefrectomia parcial o total) es la única opción de tratamiento curativo del CR.

La observación o técnicas de ablación (criocirugía o ablación con radiofrecuencia está indicado cuando:

– Pacientes con etapa 1

– Lesiones de pacientes no candidatos a cirugía

– Antes de las técnicas ablativas debe de contarse con biopsia.

Las Técnicas de ablación térmica están asociadas con alta tasa de recurrencia local en comparación con la cirugía convencional.

La cirugía conservadora o Nefrectomia parcial está indicada en pacientes seleccionados por ejemplo:

– Tumores pequeños unilaterales (T1 y casos seleccionados de T1b)

– Lesión unilateral

– insuficiencia renal

– Masas renales bilaterales

– Cáncer familiar.

La cirugía laparoscópica o robótica pueden ser usadas para nefrectomía parcial o radical.

La radioterapia adyuvante no se considera estándar en pacientes con CCR.

La Radioterapia puede ser utilizada en pacientes sintomáticos con metástasis cerebrales u óseas o en pacientes sintomáticos que no respondan a manejo sistémico.

SEGUIMIENTO Y VIGILANCIA.

El seguimiento debe de incluir la vigilancia con imagenología en forma seriada. En casos de que la evaluación clínica y los estudios de seguimiento sean sugestivos de recaída local o a distancias se solicitaran estudios de extensión.

Pacientes en etapa I a III que recibieron tratamiento quirúrgico parcial o radical se recomienda para su vigilancia los siguiente:

A partir de los 3 meses posteriores al tratamiento inicial y durante 6 años , se debe realizar:

o Estudios sanguíneos BH y perfil metabólico.

o Ultrasonido abdominal con enfoque renal, oTomografía computarizada.

o Radiografía de tórax

Cita cada 6 meses con evaluación clínica, y realización de pruebas de laboratorio y gabinete.

En la instituciones del sector Salud el seguimiento se lleva a cabo semestral durante los 2 primeros años, y anual dentro de los siguientes 3 años, para valorar si no hay actividad se refiere al segundo o primer nivel.